Del “pelaná” al “me quité”. Cómo sobrevivir al idioma de Cancún

Zona hotelera de Cancún

Un día estaba escuchando conversar a los estudiantes de la universidad momentos antes de iniciar la clase (tenía 2 o 3 semanas de haber llegado a Cancún). Entre sus risas resaltó una palabra de la que me entró curiosidad por saber el significado. Ya en clase, el silencio y las expresiones de asombro en cada uno de mis alumnos me pusieron alerta y, para ser sincero, en una posición muy embarazosa. Preguntarles qué significa “pelaná” fue lo peor que pude haber hecho:

Entre risas tímidas y esa expresión de “no sé que decir” llena de asombro, sus miradas no dejaban de circular. Ante mi insistencia por fin uno de ellos dijo: “es una palabra muy fea, profe”.  ¿Por qué? ¿Qué significa? -insistí. Con todo su nerviosismo y la presión de mi impaciencia por saber, comenzó a explicar: “Pues es como… ¡ay! Como… pues es una grosería, profe”. ¿Y qué significa? -le pregunté levantando las cejas, como retándole a que me dijera. Y mientras volteaba a mirar a todos, dijo: “Pues es que es como… pues es la partecita de las mujeres, profe”. ¿Y eso les parece una grosería? -reclamé. “No profe. Pero es que… bueno es que aquí es una grosería muy fea porque se usa como para ofender mucho, como con odio, profe”. Pelaná -repetí. Pelaná… a mi me parece graciosa -les dije poniendo un punto final en mi voz y comencé la clase…

Honestamente no estuve convencido por la explicación, así que luego de un rato decidí premiar con 5 décimas de punto a quien me dijera el significado de esa palabra. No lo logré y no sabía por qué se habían negado a tan codiciado premio. Al final de la clase todos salieron pero alguien olvidó un casco de motociclista, por lo que al último alumno que faltaba por salir le pregunté si era suyo. Dijo que no pero que él lo entregaría. No pude con mi ignorancia y le volví a preguntar por la palabra. Sin la mirada de los demás y con la seguridad que le daba la privacidad y confianza del momento, dijo: “Pelaná es una grosería muy fea, profe. Significa ‘la vagina de tu madre’ pero la verdad es muy ofensiva, profe. Si la dice así nomás, también es muy feo, profe. Luego hasta le responden con otra grosería si lo escuchan decir eso aunque no se la diga a nadie directamente, profe”. Bueno, gracias. Nos vemos mañana -le dije.

Después de algunos días avergonzado, descubrí que esa palabra tan ofensiva, también servía para referirse a los amigos en un contexto completamente diferente. Decir “qué onda, pelaná” o cualquier variación de saludo mexicano con esa palabra, es común entre grupos de amigos aunque no en todos. En ese contexto equivale a un simple saludo.

Buscar es “buscar” y también “encontrar”

Un día a otro grupo en la misma universidad les dejé hacer una tarea. Tenían que buscar cosas específicas de la gramática del español. Llegado el momento se las pedí. Algunos dijeron que no la habían hecho, otros que no habían encontrado todo. El momento embarazoso llegó cuando le pregunté directamente a una alumna por su tarea. “Es que no lo busqué, profe”. ¿Por qué no? -reclamé. “Porque la verdad no lo busqué. No busqué nada, profe”. En ese momento pensé que esa niña era muy cínica… ¡Y se lo dije! Hubieran visto su expresión de asombro; la dejé sin palabras pero ella insistía: “Profe no diga eso; es que no lo busqué”. La interrumpí y le pedí que saliera del salón, pero entre risas, una de sus compañeras dijo: “Profe, es que lo que ella quiere decir es que sí hizo la tarea pero no encontró lo que usted pidió”. Miré fijamente a la cínica esperando una respuesta y dijo: “Sí profe, o sea no lo busqué”. ¡Mi crebro hizo cortocircuito! A ver, ¿buscaste lo que encargué sí o no? -reclamé. Entonces la buena samaritana volvió a interrumpir para sacarme de mi ignorancia y devolverme a mis casillas diciendo mientras reía: “Es que aquí usamos ‘buscar’ para decir buscar y encontrar, profe”. ¡¿Que qué?! Ahí supe que tendría problemas de comunicación.

Zona hotelera de Cancún
Zona hotelera de Cancún.

Sobreviviendo al español de Cancún

Así como cada ciudad tiene su propio léxico característico, Cancún también. En general, conversar con los habitantes de Cancún y de la Península de Yucatán te producirá dolor de cabeza si no conoces el significado de algunas frases y palabras. Así me pasó muchas veces.  Como no quiero que te pase lo mismo, aquí tienes una breve lista de palabras y frases para entender a los cancunenses. Las que más he escuchado son:

  • Í-ha. Se pronuncia como “hija” pero aligerando el sonido de la “J”. Se usa en contextos como saludos (hola í-ha). También es común cuando los padres se dirigen a sus hijos: “Ya levántate íha”, “Vamos por una torta de lechón, íha”, entre muchas otras.
  • “Lo busco, lo busco y no lo busco”. Significa que lo buscaron (algo, lo que sea) pero no lo encontraron. Literalmente es “lo busco, lo busco y no lo encuentro”.
  • Wixar. Se pronuncia “uishar” y significa orinar.
  • Chiveado, chivearse. Significa enojado, enojarse. En el resto de México significa avergonzarse.
  • “No me queda”. Significa “no voy por ahí” o “no paso por ahí”, que no es su camino. Es común que cuando paras un taxi y le dices a dónde te lleve, el taxista te diga “no me queda”, o sea que no va por esa ruta, que no pasa por ahí ni cerca de donde quieres ir y entonces no te lleva porque “no le queda”. En todo México lo que no te queda es la ropa y los zapatos. ¿Qué pensarán los cancunenses cuando les digas que tu ropa no te queda? jajaja.
  • “Me quité”. Significa irse de un lugar. Si vas al antro con tus amigos y te fuiste de ahí a las 3:00 am, en realidad “te quitaste” a las 3:00 am. Aplica para cualquier lugar. En todo México, quitarse significa moverse de lugar cuando estamos estorbando, pero en Cancún significa terminar algo y volver a casa.
  • Huiro. Significa naco; persona corriente y vulgar.
  • Mulix. Se pronuncia “mulish” y significa que es de cabello rizado.
  • Mamarse. Emborracharse.
  • “Se gastó”. Significa que algo se terminó. “Se gastó el pan”, “Se gastó la sopa”. Si vas a comprar algo y ya no hay, quien te atiende te dice “Se gastó”. En todo México lo que se gasta es el dinero, pero en Cancún se gasta todo jajaja.
  • Tajador. Significa sacapuntas.
  • “Hay frío” o “hay calor”. Significa que hace frío o hace calor. En casos extremos de frío, se prefiere “hay heladez”.
  • Vato. Cualquier persona del género masculino es un vato. “Hola, vato”. “Ese vato me chiveó” significa que ese hombre, niño, wey, tipo, etc., me hizo enojar”.
  • “Encamotarse” o “Estar camote” o “Estar encamotado”. Significa estar muy ocupados, principalmente en el trabajo pero aplica a cualquier situación que requiera estar bajo presión.
  • La letra “X” siempre suena como “sh”, sin excepción. El sonido de la X en español es como una J (México) o como “ks” (Alexis, extraño). ¡Ni te atrevas a pronunciar así una X en Cancún! Además de recibir miradas que matan, también obtendrás una corrección en voz alta de la sagrada palabra que acabas de destruir. Uxmal, Holbox y otras palabras con X, TIENEN que pronunciarse con el sonido “sh”. Entonces no es Uxmal, sino Ushmal. No es Holbox, sino Holbosh. No es Ixchel (diosa maya), sino Ishshel (porque también la CH suena como SH) ¿Y cómo pronuncian México? Pues México… jajaja.

Y como estas palabras y frases hay muchas otras pero se utilizan más en Yucatán que en Cancún. Lo importante es familiarizarse pero mucho más, divertirse.

Para evitar malos ratos y hacer el ridículo como me pasó con mis alumnos, te recomiendo que tomes tus precauciones antes de reír o insistir en saber el significado de alguna palabra. ¡Te ahorrarás miradas de desprecio! Por otro lado siempre es bueno ampliar el vocabulario aunque al principio te saque canas verdes.

Con el tiempo te acostumbrarás a las palabras cancunenses que se usan prácticamente en toda la península de Yucatán (¡en el estado de Yucatán es peor!). Seguramente al principio no entenderás nada, pero al final te vas a divertir escuchándolas y después tal vez ni te des cuenta de estarlas usando. ¿Conoces otra palabra del idioma de Cancún? Compártela en los comentarios, porque a mí ya se me gastaron jajaja.

¡Hasta la próxima, pelaná!

9 Comments

  1. Bastante bueno y acertado, es gracioso como chocas con cierta realidad de la forma de hablar típica de la península y más aún cuando ya escuchaste otros modismos empleados para lo mismo en otras partes de la república mexicana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s